Publicado: 21 de Marzo de 2018

Aplicaciones para planear una escapada colaborativa en Semana Santa

.   Otras formas de economía pueden ofrecer ventajas a la hora de programar un viaje.  ¿A quién no le apetece una escapada en estas fechas? Poca gente se resistiría a ello. Ya que desde esta sección intentamos sacarle el máximo partido a ese dispositivo que llevamos en la mano a todas horas, el móvil, vamos a unir las ventajas del smartphone a las que puede ofrecernos la llamada economía colaborativa a la hora de planear un viaje, por ejemplo en esta Semana Santa.    Lo primero es planificar

Cuando se hace un viaje en grupo siempre hay alguien que se encarga de todo, principalmente porque le suele gustar, pero muchas veces porque el resto delega en esa persona las numerosas responsabilidades y tareas que supone preparar un viaje. Aunque solo sea reservar billetes de trasporte y hotel, es algo que resulta bastante arduo en cuanto al tiempo, pero también en cuanto a la organización, porque poner de acuerdo a un grupo de personas no es nada fácil. Por lo tanto, nuestra primera recomendación va encaminada al uso de aplicaciones de reparto de tareas: Trello y Basecamp, dos de las herramientas más útiles para organizar proyectos colaborativos. Ambas son aplicaciones pensadas para coordinar las tareas de equipos de trabajo y tienen planes de pago con funcionalidades más amplias para este entorno, pero para el tema que nos compete son sumamente útiles sus versiones básicas gratuitas. En el caso de Trello, ofrece incluir en un tablero virtual las notas, archivos, imágenes o enlaces que se quieran añadir y que se pueden distinguir por colores específicos, allí podremos asignar tareas a cada usuario. Con estas herramientas se evita que alguien se ‘olvide’ de su ocupación con respecto al viaje y fomenta que se hagan planes a distancia, si necesidad de quedar.  Otra cuestión es que nos guste que nos den todo hecho. Con lo cual, o acudimos a una agencia de viajes tradicional o miramos en Biduzz, una aplicación que ofrece agentes turísticos 24 horas al día y los 7 días de la semana que nos gestionarán todo y nos acompañan virtualmente durante cada viaje.

Podemos contar también con Wonowo, un metabuscador de turismo colaborativo al que basta señalar el origen, el destino y la fecha del viaje ir y la aplicación busca prácticamente todo. Desde plazas disponibles en BlaBlaCar, coches en Driiveme, billetes de tren en Truecalia, alojamiento en HomeAway, Rentalia, 9Flats o Roomorama e incluso actividades turísticas en Guidd y o guías locales con dedicación exclusiva en Beetripper.

Continuando con la parte de planificación de nuestro viaje, podemos contar con Guides, la ‘app’ creada por Loney Planet tras adquirir en 2010 la exitosa aplicación TouristEye. En ella podemos tener todos nuestros viajes agrupados y navegar de manera offline a través de la información y mapas que hayamos guardado de los lugares que vayamos a visitar. También incluye los comentarios de otros usuarios, de la misma forma que TripAdvisor, y por supuesto las recomendaciones de los editores expertos en viajes de Lonely Planet, todo un lujo para el viajero digital.

Por otra parte tenemos la aplicación Google Trip, que nos mostrará automáticamente toda la planificación de nuestro viaje. Funciona a partir de los correos que hayamos recibido en Gmail con, por ejemplo, las reservas de vuelos y hoteles. Además incluye recomendaciones para hacer o visitar en destino proponiéndonos uno “planes del día”. Añade también un histórico de anteriores viajes y reservas.

Una cuestión importante cuando se viaja en grupo y se paga a escote es el control de gastos. En este sentido Circle Pay nos ayudará a no tener que perseguir a todo el mundo para que aporte su parte del dinero, ya que esta app permite compartir dinero con amigos con un simple mensaje en un chat. Podrás reclamar lo que te deben, y también recordárselo de manera graciosa a los más olvidadizos y todo de manera gratuita.

Para moverse de un sitio a otro

A la hora de moverse las opciones son varias, desde Kayak o Skyscanner que permiten buscar, comparar y comprar billetes de avión a precios más económicos. Con ellas también podremos hacer un seguimiento del precio del trayecto elegido para ver cuando es el momento más propicio para la compra.

Para los viajes en tren, más concretamente en alta velocidad, podemos contar con Truecalia, una aplicación que nos ayuda a encontrar descuentos para billetes de AVE, según la propia web, hasta el 85%. Una ventaja es que se puede recuperar el dinero del billete si al final no lo podemos utilizar ya que a través de la herramienta y el módulo Truecalia Pay los usuarios pueden revender billetes, siempre y cuando no haya afán lucrativo, es decir, que el precio no supere el de la venta inicial del mismo.

Truecalia ofrece además la posibilidad de apuntarse para configurar mesas de AVE cuyos asientos son hasta un 60% más barato.

Para ir en coche, la opción más demandada es BlaBlaCar, la plataforma de viajes compartidos que permite compartir vehículo entre distintas personas que viajan a un mismo destino, al mismo tiempo que se comparten también los gastos.

Waze, ya muy popular, nos ayuda en viajes con coche propio a encontrar la mejor vía y la que evite mejor los embotellamientos. En ella la navegación se basa en los datos que recibe a tiempo real de los desplazamientos de todos los conductores de la comunidad, lo que supone un ahorro para todos en cuanto a tiempo y combustible.

Para el uso de vehículos bastante más diferentes existe la iniciativa de la startup francesa ClickandBoat, una plataforma para alquilar embarcaciones entre particulares o incuso contratar excursiones. En el mismo orden, pero para alquilar autocaravanas, roulots o cualquier otro remolque habitable en el que pasar unas pequeñas vacaciones podemos usar la plataforma AreaVan. Esta plataforma está vinculada a SocialCar, una de las propuestas de alquiler de coches entre particulares que mejor está funcionando.

Para alojarse

En cuanto a la búsqueda de lugar donde descansar el cuerpo después de una intensa jornada turística, a nivel aplicación podemos contar con las plataformas de búsquedas comparativas de hotel ya conocidas, como Booking o Trivago, o bien tirar para el alquiler de apartamentos turísticos a particulares con plataformas como AirBnB. Pero no son las únicas. HomeAway, por ejemplo fomenta el contacto entre propietarios y viajeros pero no cobra más que por anunciarse en ella, a parte, ofrece un seguro básico de protección. Hundredrooms se encarga de comparar precios de apartamentos, hoteles y casas rurales en una misma web, Nightswapping, por su parte, propone una idea más avanzada en el turismo colaborativo, ya que el anfitrión ofrece alojamiento a viajeros a cambio de acumular noches gratuitas en la ‘app’, con lo cual se establece un intercambio. Ofrece también la alternativa del alquiler habitual de habitaciones o apartamentos donde el viajero va acumulando el 10% del precio de la estancia para posteriores escapadas.

Un paso más allá lo da CouchSurfing, un lugar donde podemos ofrecer el sofá de casa para que los viajeros ‘mochileros’ puedan dormir allí cuando estén de paso.

En el caso de HotelTonight, también nos da una solución de alojamiento improvisada y de última hora, pero en este caso de habitaciones de hotel que se han quedado sin vender o han sido canceladas, lo que supone una bajada de precio.

En la misma línea trabaja WeekenDesk, una app diseñada para encontrar alojamientos para una escapada de fin de semana a última hora. Una buena alternativa para improvisar un viaje en plena Semana Santa si no nos ha dado tiempo a mirar algo antes.

Para comer

Ya conocemos aplicaciones como ElTenedorTripAdvisorYelp o AroundMedonde encontramos lugares cercanos por GPS y en las que los usuarios son los que nos recomiendan los mejores sitios para sentarnos a comer o tomar un buen aperitivo en multitud de destinos. Pero hay otras que proponen experiencias más cercanas y originales como EatWith, la plataforma colaborativa que permite al turista comer o cenar en casa de un cocinero profesional o amateur. Este tipo de iniciativas permiten contactar con la población local y probar su gastronomía.

Para acordarse después de todo

Muchas veces, en nuestros viajes, nos ponemos a hacer tal cantidad de fotos y vídeos a troche y moche que luego nos cuesta reconocer los lugares o los momentos. Para ayudarnos con esta tarea está Journi, un diario de viaje que almacena y comparte las imágenes creando timelines con mapas. De esta forma podremos documentar las experiencias del viaje y revivirlas.